Español

Publicaciones Recientes

Litio en la Argentina: Oportunidades y desafíos para el desarrollo de la cadena de valor

Litio en la Argentina: Oportunidades y desafíos para el desarrollo de la cadena de valor Investigadores: Andrés López, Martín Obaya, Paulo Pascuini y Adrián Ramos   “Litio en la Argentina” es un esfuerzo conjunto de la Iniciativa para el Sector Extractivo y la División de Energía del Sector de Infraestructura y Energía del Banco Interamericano de Desarrollo. El presente reporte fue coordinado por Lenin H. Balza y Virginia Snyder y forma parte de una agenda de trabajo que busca apoyar el fortalecimiento de la capacidad de gestión estratégica regional para el desarrollo de la industria del litio, poniendo especial énfasis en la superación de los desafíos de productividad, sostenibilidad y de generación de valor presentes a lo largo de la cadena de valor del litio.   Aunque se trata de un elemento relativamente abundante, en los últimos años el litio se ha convertido en uno de los recursos que más interés despierta en el mundo, tanto entre las empresas vinculadas con las industrias extractivas o la química –que ven allí una oportunidad atractiva de negocios–, como entre los países que poseen reservas y que aspiran a atraer inversiones y generar eslabonamientos productivos. Por su parte, quienes utilizan el metal como insumo para sus procesos productivos necesitan garantizarse una provisión a la altura del crecimiento de sus actividades, de ahí que en muchos casos se asocien con empresas especializadas en las fases de extracción y procesamiento inicial. Está claro que la demanda ha generado las condiciones para el actual ciclo ascendente del metal. Si bien el litio se utiliza desde hace décadas en distintas actividades industriales –como la fabricación de cerámicas, vidrios, caucho sintético y lubricantes; en la industria del aluminio o la elaboración de medicamentos–, su crecimiento explosivo se debe a que se convirtió en un insumo crucial para la fabricación de las baterías de “ion-litio”. Si bien durante los años noventa eran los fabricantes de electrónica de consumo (como celulares y computadoras) los grandes usuarios de este elemento químico, en los últimos tiempos el crecimiento de su demanda proviene de los fabricantes de baterías para vehículos eléctricos (automóviles, autobuses, motos y bicicletas) y, más incipientemente, para el almacenamiento de energías renovables. Según los analistas, estos nuevos usos apuntalarán el crecimiento sostenido de la demanda en los próximos años.   Pueden ingresar al docuemnto completo aquí.  

[+] Ver todas

Novedades

[+] Ver todas