Español
Viernes 07, septiembre, 2018

Dólar: Argentina tiene el traspaso a precios más alto de América Latina


Investigadores Daniel Heymann y Santiago Cesteros

Dólar: Argentina tiene el traspaso a precios más alto de América Latina (por Santiago Lilo)

El país tiene un bajo coeficiente de importaciones a PIB, pero el impacto es brusco porque no están ancladas las expectativas inflacionarias como en Chile, Perú, Colombia o Brasil.

Cuando la economía local sufre una devaluación es esperable que los agentes trasladen parte de ésta y suba del tipo de cambio a sus precios, un fenómeno conocido como pass through. Si bien se ha vuelto un mecanismo habitual en el mercado, una investigación realizada por el Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) revela que la Argentina es el único país de la región que aún no ha logrado disociar los movimientos del dólar con la inflación.

“El problema del pass through elevado no es un fenómeno específico de nuestro país. La mayoría de las economías de la región, por no decir todas, lo han padecido durante décadas. El punto es que éstas han podido solucionarlo, y nosotros no”, dijo Santiago Cesteros, el investigador del IIEP que encabezó el estudio, bajo la tutela del macroeconomista Daniel Heymann.

Los datos son claros. Por ejemplo, Brasil y Colombia sufrieron una devaluación promedio de su tipo de cambio en el 2015 de casi 40%, y la inflación ese año fue de 10 y 5%, respectivamente. Lo mismo sucedió con Chile y Perú en el 2015 que, con una depreciación cambiaria de 15 y 12%, la aceleración de los precios de estas economías fue, en promedio, de 4 y 3 por ciento. “En estas economías, devaluaciones, digamos, de 30 o 40%, implican subas de precios relativamente bajas”, afirmó.

El caso argentino va por el camino contrario. La relación entre precios y devaluación se mantuvo elevada en los últimos años. Es así que, cuando el exministro de Economía, Axel Kicillof, devaluó en el 2014 al peso en 49%, la inflación ese año terminó en 37 por ciento. La tendencia alcista del pass through se verifica aún más con la salida del cepo cambiario a fines del 2015. Entre diciembre de ese año y noviembre del 2016, se registró una devaluación de 62%, que provocó parte de la suba de precios de 37%, según compara el estudio.

Para Cesteros, la receta que logró cortar con el fenómeno del alto pass through en las economías vecinas fue la aplicación de metas de inflación pero, aclara, en contextos macroeconómicos estables. “En todos los casos de la región, las metas de inflación fueron impuestas por los bancos centrales después de varios años de caída de la inflación”, aclaró. Este proceso se dio en Chile, Brasil, Colombia y Perú entre 1999 y 2002.

La versión más difundida en la academia que explica por qué la Argentina no logra escapar a este fenómeno es por su estructura productiva: una industria poco diversificada que importa gran parte de los insumos y que, ante una devaluación, traslada al precio de los bienes finales el aumento de sus costos. No obstante, para Cesteros ésta no es la cuestión central, ya que la Argentina importa tan sólo 13% de su PIB, “una cantidad baja en relación a los demás países”.

Heymann coincidió: “Lo interesante es que estos países lograron cambiar el patrón del pass through a pesar de tener una industria que importa la misma o una mayor cantidad de bienes y servicios que nosotros. El problema en la Argentina es de coordinación y formación de expectativas”.

“Históricamente, las devaluaciones han estado asociadas a aumentos pronunciados de la inflación y a caídas en el salario real, y esta experiencia traumática está presente en el argentino. Entonces, uno sube de precios sabiendo que los demás van a subir de precios porque así ha sido en el pasado”, explicó Cesteros. El resultado es evidente: el aumento de precios se termina por convalidar, como una profecía autocumplida.

 

Fuente

Compartir: