Español

IIEP en los medios


Viernes 22, diciembre, 2017

Diez reflexiones sobre la mal llamada reforma previsional

Diez reflexiones sobre la mal llamada “reforma previsional” Blog Alquimias económicas  | Viernes 22 de diciembre de 2017  |  Oscar Cetrángolo Ciertamente la medida recientemente aprobada produce una reducción del gasto público y por lo tanto es evidente que reduce el pago que se había prometido con la formula previa, a consecuencia del tipo de “empalme” Lo anterior no implica necesariamente caída en los niveles reales de haberes Es claro que la formula actual es mejor en el largo plazo. Resulta más previsible, transparente y acorde a las buenas prácticas internacionales, como se mostró en la nota que escribimos con Julián Folgar. Sin embargo, hubiera sido deseable que el gobierno presentara estos cambios sin ocultar sus efectos Desde la salida de la crisis, el gasto en pensiones aumentó 5% del PIB. Fue el sector más beneficiado por las políticas públicas, como se explicó en una anterior nota de Alquimias Económicas. En este período se logró una mejora sustantiva en la cobertura, aunque solo durante un período determinado y mediante medidas de emergencia no sustentables, como explicamos en esta otra nota de Alquimias Económicas. Los cambios recientes no pueden ser considerados una “reforma previsional” sino solo una modificación en los índices de ajuste La prometida reforma previsional debiera surgir, según lo establecido en la Ley de Reparación Histórica, del trabajo de una comisión que debiera convocar, durante un período de tiempo, las opiniones de los diversos grupos interesados y expertos La introducción del derecho a una prestación universal incorporado en esa misma Ley fue un paso significativo en la construcción de un sistema de cobertura universal permanente y sustentable 10.No obstante, si se aprueba la introducción de un mínimo no imponible en las contribuciones patronales difícilmente se pueda pensar en una reforma que establezca un sistema razonable, justo y sostenible, como el presentado en este trabajo de hace algunos años.     Por Oscar Cetrángolo Profesor titular regular de Finanzas Públicas en la FCE, UBA; Director y docente de la Maestría en Economía de la misma facultad. Es Investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-Baires) y miembro del CIDED, UNTREF. Ver fuente aquí.  

Jueves 28, diciembre, 2017

10 reflexiones y un robo sobre apertura e integración

10 reflexiones y un robo sobre apertura e integración Blog Alquimias económicas  | Jueves 28 de diciembre de 2017  |  Andrés López   La Argentina tiene una economía cerrada, tanto si la medimos por el ratio X+M/PBI como si consideramos su estructura de política comercial Elevar el nivel de apertura de la economía puede traer ganancias importantes en materia de productividad e incorporación de tecnología. Especialmente importante aquí es el rol que pueden jugar las importaciones de bienes intermedios y de capital PERO … todo proceso de apertura tiene ganadores y perdedores (en particular los trabajadores de las industrias afectadas y aquellos que viven en las zonas donde se radican las industrias afectadas) La apertura debe ser entonces un proceso gradual, pero con objetivos específicos: Ayudar a “descubrir” nuevas oportunidades exportadoras (no se trata solo de elevar ventas, sino de aumentar la diversificación y “calidad” del patrón exportador) Ayudar a una reconversión de las actividades amenazadas (y, eventualmente, de los trabajadores de esas industrias) La firma de tratados de libre comercio o la reducción de barreras al comercio son condiciones necesarias pero no suficientes para que estos objetivos se alcancen Los cambios en la política comercial deben entonces estar acompañados por acciones en otras áreas de política (e.g. desarrollo productivo, innovación, inversión extranjera, promoción de exportaciones, etc.) Las ganancias más “cercanas” en materia de diversificación exportadora están en América del Sur y en otras áreas emergentes (e.g. ciertas zonas de África o Medio Oriente), y allí deberían concentrarse los esfuerzos de integración El acuerdo con la UE no puede basarse en hipotéticas ganancias en materia de inversiones o “reputación”, ni tampoco en el objetivo de salir del inmovilismo. Se deben obtener ganancias concretas en materia de acceso a mercado que permitan aunque sea parcialmente compensar los compromisos que se toman en otras áreas. Las consecuencias de una política de apertura no son independientes del nivel de tipo de cambio bajo el cual se desarrolla; en otras palabras, se necesita mantener un tipo de cambio razonablemente competitivo (fácil de decir, difícil de hacer en la Argentina). En todo caso, las mejoras en logística, tributación, etc. pueden ayudar, pero el rol del tipo de cambio es central como lo indica nuestra propia historia. Los servicios son una oportunidad exportadora, pero fundamentalmente son una oportunidad para ayudar a mejorar la competitividad de otras actividades productivas Y una idea robada a David Autor: mantener al menos por algunos años una política de protección a ciertos sectores productores de bienes de consumo final trabajo intensivos puede ser la política social más barata que podemos implementar.     Por Andrés López Director del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas (Universidad de Buenos Aires). Investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-BAIRES). Investigador Independiente del CONICET.  Ver fuente aquí.

Viernes 22, diciembre, 2017

Diez reflexiones sobre la mal llamada reforma previsional

Diez reflexiones sobre la mal llamada “reforma previsional” Blog Alquimias económicas  | Viernes 22 de diciembre de 2017  |  Oscar Cetrángolo Ciertamente la medida recientemente aprobada produce una reducción del gasto público y por lo tanto es evidente que reduce el pago que se había prometido con la formula previa, a consecuencia del tipo de “empalme” Lo anterior no implica necesariamente caída en los niveles reales de haberes Es claro que la formula actual es mejor en el largo plazo. Resulta más previsible, transparente y acorde a las buenas prácticas internacionales, como se mostró en la nota que escribimos con Julián Folgar. Sin embargo, hubiera sido deseable que el gobierno presentara estos cambios sin ocultar sus efectos Desde la salida de la crisis, el gasto en pensiones aumentó 5% del PIB. Fue el sector más beneficiado por las políticas públicas, como se explicó en una anterior nota de Alquimias Económicas. En este período se logró una mejora sustantiva en la cobertura, aunque solo durante un período determinado y mediante medidas de emergencia no sustentables, como explicamos en esta otra nota de Alquimias Económicas. Los cambios recientes no pueden ser considerados una “reforma previsional” sino solo una modificación en los índices de ajuste La prometida reforma previsional debiera surgir, según lo establecido en la Ley de Reparación Histórica, del trabajo de una comisión que debiera convocar, durante un período de tiempo, las opiniones de los diversos grupos interesados y expertos La introducción del derecho a una prestación universal incorporado en esa misma Ley fue un paso significativo en la construcción de un sistema de cobertura universal permanente y sustentable 10.No obstante, si se aprueba la introducción de un mínimo no imponible en las contribuciones patronales difícilmente se pueda pensar en una reforma que establezca un sistema razonable, justo y sostenible, como el presentado en este trabajo de hace algunos años.     Por Oscar Cetrángolo Profesor titular regular de Finanzas Públicas en la FCE, UBA; Director y docente de la Maestría en Economía de la misma facultad. Es Investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-Baires) y miembro del CIDED, UNTREF. Ver fuente aquí.